Blog

La Guerra

La Guerra

 

La Guerra

 

La guerra

Los Jinetes del Apocalipsis son los cuatro jinetes que se describen en la primera parte del capítulo sexto del Apocalipsis. El capítulo habla de un rollo en la mano derecha de Dios que está sellado con siete sellos, en ese escenario Jesús abre los primeros cuatro sellos de los siete, soltando a estos jinetes que cabalgan sobre cuatro caballos blancos, rojos, negros y amarillos. Según la exégesis representan y son alegorías de la conquista o la Gloria, la guerra, el hambre y la muerte, respectivamente, aunque sólo esta última es designada con este nombre.

Hoy hablaremos del segundo jinete, el que monta el caballo bermejo, la guerra, aunque esta lleve aparejada a los otros tres, la conquista, el hambre y la muerte.

Se esta desarrollando en Europa, una cruel invasión de un País soberano, por su tiránico vecino, al objeto de anexionarse parte de su territorio y hacer desaparecer un gobierno que le es incomodo con sus ansias totalitarias y su espíritu poco democrático.

Pero este conflicto armado está dejando varias lecciones dignas de estudio.

El Arte de la Guerra es el mejor libro de estrategia de todos los tiempos. Inspiró a Napoleón, Maquiavelo, Mao Tse Tung y muchas más figuras históricas. Este libro de dos mil quinientos  años de antigüedad, es uno de los más importantes textos clásicos chinos, en el que, a pesar del tiempo transcurrido, ninguna de sus máximas ha quedado anticuada, ni hay un solo consejo que hoy no sea útil. Pero la obra del general Sun Tzu no es únicamente un libro de práctica militar, sino un tratado que enseña la estrategia suprema de aplicar con sabiduría el conocimiento de la naturaleza humana en los momentos de confrontación. No es, por tanto, un libro sobre la guerra; es una obra para comprender las raíces de un conflicto y buscar una solución. “la mejor victoria es vencer sin combatir”, nos dice Sun Tzu, “y ésa es la distinción entre le hombre prudente y el ignorante”.

Evidentemente, lo de vencer sin combatir no ha sido tenido en cuenta por el tirano, que repitiendo una acción anterior, en el año 2014, ya incorporo a su territorio la península de Crimea, y desde entonces infiltro y protegió a los pro rusos de la región del Dombas, armándolos y enviando mercenarios, que han mantenido desde entonces una guerra de baja intensidad con el gobierno Ucraniano, que llevaba ya la friolera de 15.000 muertes, antes de esta segunda invasión.

Con lo que no contaba el invasor era con la resistencia a ultranza del pueblo Ucraniano en no dejarse arrebatar su independencia y su libertad, ni con el heroísmo de su presidente, ni con la ola de solidaridad exterior y la ayuda que está recibiendo el pueblo y el ejercito Ucraniano desde Europa, donde pertenecen por derecho propio, y desde la OTAN, que no ve con buenos ojos una expansión territorial de la potencia nuclear rusa tan cerca de las fronteras de sus países miembros.

Sun Tzu dice: la guerra es de vital importancia para el Estado; es el dominio de la vida o de la muerte, el camino hacia la supervivencia o la pérdida del Imperio: es forzoso manejarla bien. No reflexionar seriamente sobre todo lo que le concierne es dar prueba de una culpable indiferencia en lo que respecta a la conservación o pérdida de lo que nos es mas querido; y ello no debe ocurrir entre nosotros. Hay que valorarla en términos de cinco factores fundamentales, y hacer comparaciones entre diversas condiciones de los bandos rivales, con vistas a determinar el resultado de la guerra. El primero de estos factores es la doctrina; el segundo, el tiempo; el tercero, el terreno; el cuarto, el mando; y el quinto, la disciplina.

 La doctrina significa aquello que hace que el pueblo esté en armonía con su gobernante, de modo que le siga donde sea, sin temer por sus vidas ni a correr cualquier peligro.

 El tiempo significa el Ying y el Yang, la noche y el día, el frío y el calor, días despejados o lluviosos, y el cambio de las estaciones.

 El terreno implica las distancias, y hace referencia a dónde es fácil o difícil desplazarse, y si es campo abierto o lugares estrechos, y esto influencia las posibilidades de supervivencia.

El mando ha de tener como cualidades: sabiduría, sinceridad, benevolencia, coraje y disciplina.

 Por último, la disciplina ha de ser comprendida como la organización del ejército, las graduaciones y rangos entre los oficiales, la regulación de las rutas de suministros, y la provisión de material militar al ejército.

 Estos cinco factores fundamentales han de ser conocidos por cada general. Aquel que los domina, vence; aquel que no, sale derrotado. Por lo tanto, al trazar los planes, han de compararse los siguiente siete factores, valorando cada uno con el mayor cuidado: ¿Qué dirigente es más sabio y capaz? ¿Qué comandante posee el mayor talento? ¿Qué ejército obtiene ventajas de la naturaleza y el terreno? ¿En qué ejército se observan mejor las regulaciones y las instrucciones? ¿Qué tropas son más fuertes? ¿Qué ejército tiene oficiales y tropas mejor entrenadas? ¿Qué ejército administra recompensas y castigos de forma más justa? Mediante el estudio de estos siete factores, seré capaz de adivinar cuál de los dos bandos saldrá victorioso y cual será derrotado.

Conocidos por todos como se está desarrollando este conflicto, da la impresión que el estado mayor Ruso no ha valorado ninguno de los puntos recogidos por Sun Tzu, o mejor los ha minusvalorado, aunque en las Academias militares de todo el mundo, sea un texto de obligado estudio.

Del mismo modo que ha sobrevalorado el potencial de sus propias fuerzas, y lo que se pensaba como una guerra relámpago y un paseo militar, se esta convirtiendo en una terrible carnicería, donde los rusos se están dejando no solo la vida de sus soldados, y gran parte de su material, sino también la moral de sus tropas y su prestigio internacional.

Un líder es un líder cuando sabe que llega el momento de rectificar y lo hace con generosidad y gallardía, cualquier otra cosa que no sea parar esta sinrazón, acerca cada día la caída del tirano, derribado por su propio pueblo al que está infringiendo muchas penalidades, y a quien sigue engañando con propaganda ocultándole la realidad.

Volver
Favoritos (0)
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios Aceptar cookies Más Información